Tendencias

El auge de las hamburguesas gourmet en Punta del Este

Un plato tradicional que se volvió un producto gourmet para competir con los puestos de comida rápida.

Caseras, artesanales, de autor o gourmet. Las hamburguesas en Punta del Este han mutado en el último tiempo para transformarse en un plato gastronómico “de vanguardia” que busca cautivar el paladar de los turistas.

La idea es competir con las tradicionales cadenas de comida rápida que no han atravesado un proceso de investigación para llegar al producto final. Y también contra la comida tradicional. “La gente está cansada de comer siempre chivito”, asegura Elías Tomás, encargado de Deliss, una hamburguesería que hace tres años incursionó en el rubro.

Claro, lo “gourmet” también se percibe en el precio. Un combo con papas fritas (y sin bebida) oscila entre 305 a 372,9 pesos argentinos.

Uno de los lugares que ofrece este plato tradicional es Manantiales Burger Shop. Darwin Correa, su encargado, dijo a El País que el año pasado la gente “probó” sus productos y este año ya ha venido con más intensidad.

No obstante, con mesadas y asientos altos, en algunos casos con cumbia como banda sonora y decoraciones rústicas (ralladores convertidos en lámparas de luz), estos sitios buscan convencer al público joven. En Burger Shop, en su segundo año en este pujante sector gastronómico, observaron un comportamiento de clientes curioso.

“Antes los padres venían a traer a sus hijos, pero ahora ellos mismos compran las hamburguesas”. En Deliss, en tanto, algún veterano se acerca al lugar, y más por hambre que por deseo de probar algo nuevo, termina aceptando ingresar en el local a regañadientes. Pero en general esas personas mayores van a los lugares “tradicionales”.

Otro negocio que se ha consolidado es Bettys. Ubicado en el nuevo polo gastronómico de la Calle 27, los encargados de esta hamburguesería aseguran que muchos jóvenes no solo van a degustar la artesanía del bocado más famoso.

Sabores

La lechuga y tomate como el relleno tradicional le da paso a ingredientes que, en muchos casos, son únicos de cada local. En ellos hay un “gran trabajo previo” de “ensayo y error” con el objetivo de lograr la combinación de sabores exactos.

Sus creadores aseguran que hay inspiración e investigación internacional para llegar a este resultado. Los estadounidenses, por supuesto, son los reyes del rubro y los que han exportado esta modalidad que no para de crecer en todo el mundo y que está en auge en Uruguay. En Manantiales Burger Shop, situado en la calle Maldonado y la Ruta 10, lo más solicitado es el de cordero, que viene con queso cabra y cebolla caramelizada.

También se ofrece una de pollo, que se pica, y luego se frita con una salsa de mango.

En Deliss aseguran que no se han apartado de lo que el público uruguayo y argentino tradicionalmente buscan. La más tradicional viene con queso, rúcula y salsa de la casa.

“Tiene mayonesa, ketchup, azúcar rubia, vinagre y magia”, dice su encargado entre risas. En Bettys, la propuesta abarca desde una hamburguesa de salmón, a una de cerdo, que tiene cebolla crispy, lechuga y la salsa local.

En este caso, dijeron que es “medio secreta”. Tal vez porque es muy exitosa y temen que la competencia les robe las ideas.

Tanta variedad hay que hasta los vegetarianos están incluidos en la oferta. En Burger Shop, está hecha en base a cáscara de porotos. “Si no te dicen que es vegetariana no te das cuenta”, comentó Correa. Y como ningún detalle queda librado al azar, el pan también es importante.

“No es lo mismo que la comas de una panadería cualquiera, a que te lo preparen de manera exclusiva para vos”, dijo Tomás, de Deliss. El pan brioche, hecho en base a huevo, leche y harina, es esponjoso y suave.

Sin cáscara dura, permite disfrutar más la carne que viene debajo. “Pesa 70 gramos”, asegura el encargado.

Las papas fritas buscan su punto exacto para que sean crujientes. Objetivo final: lograr una combinación de sabores lejos de ser encontrados en las cadenas tradicionales de alimentos.

En este lugar promocionan el establecimiento no solo para comer la hamburguesa sino para tomar una cerveza. “Es difícil que alguien elija comerla con un vaso de agua”, dijo Jafif.

Sus emprendedores son mayoría sub 30 y puede decirse que de alguna manera están transformando el paladar de Punta del Este y zonas de influencia.


Algunas propuestas que mezclan los sabores

La doble potion que se consigue en Bettys viene con doble carne con queso cheddar, cebolla caramelizada, panceta y salsa barbacoa.

En Burger Shop se puede encontrar la hamburguesa de cordero, que viene con queso cabra y cebolla caramelizada.

La Juanchis Burger, que se puede comprar en Deliss, es de salmón, rúcula, queso crema y salsa funky. Allí además se puede encontrar la artis burger: un plato vegetal con rúcula, tomate, pepino y queso de cabra.


Fuente: El País (Montevideo)